30 Dejaron aquel lugar y pasaron por Galilea. Pero Jesús no quería que nadie lo supiera,