8 De repente, cuando miraron a su alrededor, ya no vieron a nadie más que a Jesús.