29 ¿No se venden dos gorriones por una monedita?a Sin embargo, ni uno de ellos caerá a tierra sin que lo permita el Padre;