39 El que se aferre a su propia vida, la perderá, y el que renuncie aa su propia vida por mi causa, la encontrará.