29 “¡No! —les contestó—, no sea que, al arrancar la mala hierba, arranquen con ella el trigo.