37 —El que sembró la buena semilla es el Hijo del hombre —les respondió Jesús—.