33 Y los que estaban en la barca lo adoraron diciendo:—Verdaderamente tú eres el Hijo de Dios.