4 Es que Juan había estado diciéndole: «La ley te prohíbe tenerla por esposa».