25 La mujer se acercó y, arrodillándose delante de él, le suplicó:—¡Señor, ayúdame!