25 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará.