6 Al oír esto, los discípulos se postraron sobre su rostro, aterrorizados.