8 Cuando alzaron la vista, no vieron a nadie más que a Jesús.