7 El rey se enfureció. Mandó su ejército a destruir a los asesinos y a incendiar su ciudad.