55 Y de inmediato dijo a la turba:—¿Acaso soy un bandido,a para que vengan con espadas y palos a arrestarme? Todos los días me sentaba a enseñar en el templo, y no me prendieron.