8 Al ver esto, los discípulos se indignaron.—¿Para qué este desperdicio? —dijeron—.