14 Pero Jesús no respondió ni a una sola acusación, por lo que el gobernador se llenó de asombro.