22 —Sígueme —le replicó Jesús—, y deja que los muertos entierren a sus muertos.