12 Al oír esto, Jesús les contestó:—No son los sanos los que necesitan médico sino los enfermos.