3 ¡Miren! Ya sale el SEÑOR de su morada;ya baja y se encaminahacia las cumbres de la tierra.