4 Cada uno se sentarábajo su parra y su higuera;y nadie perturbará su solaz—el SEÑORTodopoderoso lo ha dicho—.