32 Además, nos impusimos la obligación de contribuir cada año con cuatro gramos de plataa para los gastos del templo de nuestro Dios: