12 —Está bien —respondieron ellos—, haremos todo lo que nos has pedido. Se lo devolveremos todo, sin exigirles nada.Entonces llamé a los sacerdotes, y ante estos les hice jurar que cumplirían su promesa.