34 Cuando partían, la nube del SEÑOR permanecía sobre ellos todo el día.