31 Tan pronto como Moisés terminó de hablar, la tierra se abrió debajo de ellos;