18 Pero la carne será tuya, lo mismo que el pecho de la ofrenda mecida y el muslo derecho.