8 y el SEÑOR le dijo:—Hazte una serpiente, y ponla en un asta. Todos los que sean mordidos y la miren, vivirán.