28 Pero el SEÑOR hizo hablar a la burra, y ella le dijo a Balán:—¿Se puede saber qué te he hecho, para que me hayas pegado tres veces?