10 Lo que cada uno consagra es suyo, pero lo que se da al sacerdote es del sacerdote».