9 Pero no daré rienda suelta a mi ira,ni volveré a destruir a Efraín.Porque en medio de ti no está un hombre,sino estoy yo, el Dios santo,y no atacaré la ciudad».