2 Cunden, más bien, el perjurio y la mentira.Abundan el robo, el adulterio y el asesinato.¡Un homicidio sigue a otro!