13 En los labios del prudente hay sabiduría;en la espalda del falto de juicio, solo garrotazos.