20 El SEÑOR aborrece a los de corazón perverso,pero se complace en los que viven con rectitud.