21 Es un pecado despreciar al prójimo;¡dichoso el que se compadece de los pobres!