5 El SEÑOR aborrece a los arrogantes.Una cosa es segura: no quedarán impunes.