23 El pobre habla en tono suplicante;el rico responde con aspereza.