23 El que refrena su boca y su lenguase libra de muchas angustias.