4 Los ojos altivos, el corazón orgullosoy la lámpara de los malvados son pecado.