2 Como el gorrión sin rumbo o la golondrina sin nido,la maldición sin motivo jamás llega a su destino.