25 No temerás ningún desastre repentino,ni la desgracia que sobreviene a los impíos.