12 Y dirás: «¡Cómo pude aborrecer la corrección!¡Cómo pudo mi corazón despreciar la disciplina!