36 Quien me rechaza, se perjudica a sí mismo;quien me aborrece, ama la muerte».