11 Así dice la Escritura: «Todo el que confíe en él no será jamás defraudado».a