29 porque las dádivas de Dios son irrevocables, como lo es también su llamamiento.