17 Por tanto, mi servicio a Dios es para mí motivo de orgullo en Cristo Jesús.