18 «No hay temor de Dios delante de sus ojos».a