25 Dios lo ofreció como un sacrificio de expiacióna que se recibe por la fe en su sangre, para así demostrar su justicia. Anteriormente, en su paciencia, Dios había pasado por alto los pecados;