28 Porque sostenemos que todos somos justificados por la fe, y no por las obras que la ley exige.