6 ¡De ninguna manera! Si así fuera, ¿cómo podría Dios juzgar al mundo?