8 Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos con él.