16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.